martes, 13 de noviembre de 2007


Córdoba

La mitad del corazón martirio, la mitad descanso, la parte maldita y la otra parte derretida y convergente, un solo de carne fresca y latiente y una caducidad de desamparo, y todo eso en particular, que la generalidad del alma-sangre a mí me sobrepasa, me sobrelleva, y a cuestas en la espalda recojo el desperdicio o la culpa, pajarillos secos y débiles. De día la calle es tan bella. De noche, tan larga.





Eso no es verdad.

La frialdad que me abre a cierta hora,

el pie alejado del bulto bajo la sábana.




Sevilla

Eso no es verdad.

Es pereza, nostalgia,

es un recurso íntimo y no es suficiente.



Te he visto con mis propias manos. He escuchado una respiración acercarse y el pequeño sonido de este mar te ha delatado. No quiero más tabaco y tú me ofreces: fumemos en aquella roca alta, la blanca que está junto al castillo. Y allá vamos. En un paisaje tan agresteazul no te estás quieto. A mi lado ya no hay nadie más que este sol de noviembre y tu sombra, que baja y sube el acantilado y se recorta sobre el cielo. Tus ojos, tan grandes tus ojos asumiendo el pensamiento en desembarco. Te noto raro y te lo digo: es la mañana lenta.


Cabo de Gata, Almería

Ésta es tu tierra, una feliz animalada de montañas, solitaria y terminando la península. Brilla una luz en tu pelo negro e imagino tu silencio como una dicha por volver. Yo he encontrado un hueco en mí misma y el agua clara del Mediterráneo me deja en paz. Me esquivo, estoy bien aquí, con los juegos perversos de las tardes y las cenas y los bailes. Me evito el pozo húmedo de las resoluciones: quizá sea posible vivir en esta emoción, aquietada marisma cómplice y con secretos. Volar contigo a veces, y a las afueras de todas las ciudades el suicidio de uno mismo, la imposible redención. Me acojo a tu calor y no pretendo entenderme, por esta vez.

13 comentarios:

Okr dijo...

¡Almería, oe!

Se me encienden los humores patrios :D

Aurélia dijo...

Qué viaje, Lara... Cuantas cosas inconciliables, cuanto amor y cuanto vacío... El mar, nuestra cama confortadora... Somos agua, vamos y venimos... Nos buscamos, nos encontramos, nos perdemos... Lo vacío da el primer paso hacia lo lleno... Te abriste a la vida de agua... Allá nos encontramos, en la luz del mar!

Angeles Teran dijo...

Imperdonable!!!!!!!!!
Tan cerca de mí y no te pude sentir.
Cuando vengas a Sevilla la proxima vez acuerdate de mi.

AROA dijo...

Qué placer decidir cerrar todas las páginas al salir del periódico, ahora, y detenerme, de paso, en esta...
Después de millones de problemas de conexiones, de reyes que mandan callar y yo quiero mandar cerrar la boca a todos los reyes del mundo, de multas y prohibiciones, de extremas ideas, de sucesos en las bocas ... del metro

el atardecer sigue cayendo aquí, en esta marisma tuya, y me lo quedo antes de apagar, que estoy de espaldas a todos los atardeceres de todas las tardes sin darme cuenta.
Gracias Lara, porque ahora salgo más contenta.

La Semana Fantástica dijo...

¡Brindo por las mujeres que se esquivan!

nán dijo...

Vuelve lo grande. (Hay que dejarte sola, en la montaña, más veces). (¿No deberíamos estar más solos más veces?).

Me quedo con la sensación de desamparo. Con la lucha tan hábil contra el desamparo.

Me quedo también con todo lo demás con lo que es posible quedarse. Con la mitad que nos corresponde a todos.

carmen moreno dijo...

Que digo yo que si no necesitas a alguien que te lleve las maletas...

vega dijo...

"te he visto con mis propias manos" ohhh. me la prestas???? me dejas que te la robe???

entenderse sin pretenderlo... es un buen método

(gracias por el enlace)
besos de ladrona de frases

Microalgo dijo...

Claro que lo ha visto con sus propias manos. Donde está el pensamiento... ¿No lo sabía?

El llanto está en el estómago, lo sabes. Los besos en la garganta, la sonrisa en los pulmones, las caricias en los labios, el dolor en el hígado, y el asombro en la vagina. La hipocresía en el mentón, la tristeza en las pupilas. La rabia está en los oídos y en la yema de los dedos. El misterio en el ombligo, la vejez en las caderas y en la comisura de la boca, la música está en el cerebro, el pensamiento en la palma de la mano, la belleza en las sienes y la fealdad en lo tobillos. Las promesas en la planta de los pies, el futuro en la frente arrugada. El deseo, en la espina dorsal, en la médula, en la piel tersa que cubre la nuca. El cariño está en el pecho y el amor se lo lleva el aire hasta el páncreas. ¿Y el alma? Hueca. Por favor, no aguardes en la puerta, pasa, que me está entrando frío

(Nada... yo, aquí, citando a los clásicos...).

Lara dijo...

Y yo brindo por todos vosotros!!!

Mil gracias!

(Don Microooo... ahí sí que me ha dejao usted patidifusa. Te mato, pero un beso.)

Jesús Beades dijo...

"Imagino tu silencio como una dicha por volver". Muy bueno, Lara.

Virginia Barbancho dijo...

Voto por dejar de comprendernos. Si todo el mundo dejara de pensar a la vez un solo minuto, quién sabe lo que podría pasar... No me veo capaz de quedarme con una sola frase. Las quiero todas!

R.V.R. dijo...

En Almería, cerca de Rodalquilar, hay unas minas de oro abandonadas. Paredes teñidas de rojo y grandes estructuras metálicas. Visitadlas.