lunes, 12 de enero de 2009

Son extraños los pasillos de la noche en Las Negras. Llevan por campos oscuros hasta unas construcciones blancas de cal y hierro.
Suceden cosas como si nada sucediera.
Quizá sea éste el entuerto, la maravilla. Tener sexo como si nada hubiéramos tenido, sólo el cuerpo que ahora duele. Subir al monte por el sendero y pisar el paraíso y a la vuelta, esos gatos gigantes y aquellos pájaros cercándonos entre las piedras ya no existen. Hombres de pelo largo y ojos pequeños, casi ninguno sonríe mientras enciende el fuego tras los cañaverales.
Desde esta terraza, el cielo brillando por primera vez, sólo se ven palmeras y mar apagándose de azul. Yo fumo con las manos frías y tú lees un libro de Mercier que subrayas con líneas gruesas. Frío también va quedándose el café porque el sol casi toca los dátiles. A la puerta, hablan otros idiomas desconocidos, y no hemos vuelto a ver a los rastafaris que viven en los autobuses del valle.
Estamos aquí como si no estuviéramos, el viento escarcha mis uñas y el bidé está cubierto de óxido y piedras de sal. Cuando la realidad interfiere en nuestras mañanas, necesito algo más de dos horas para reponerme. El tiempo justo de acercar el coche hasta la ladera, y en un silencio de guijarros emprender el camino al otro lado, atravesar la roca inmensa. Allí sentada, ahorcada en mis bufandas, ver cómo el Mediterráneo lame el vientre entre los países, y la tierra, seria y ajada, teñida de verde por las lluvias, adelanta sus tentáculos hacia el mar, mojándose las garras.

20 comentarios:

kika... dijo...

los dientes así de largos

así

y el texto, maravilloso

(me imagino los cráteres, los granates, los gatos, los cuerpos que son cuerpos y sólo son cuerpos)

en fin...

besos emocionados con los labios llenos de tierra, de esa tierra...
K

Aurélia dijo...

Cuánto misterio... Cuánta intensidad... Cuánto contraste... Hermoso. Misterioso. Casi encantador... Un viaje.
Gracias, mujer que vuela. Y que vuele para vos este año 2009! Un abrazo de corazón!

Virginia Barbancho dijo...

Qué bien se está en los rincones del mundo!!! aaayyy... qué suerte poder tocarlos, también en letras...

(aunque egoístamente, me alegre de tu regreso, ya sé, soy pelín mala)

Besazo,

V.

Xavie dijo...

Muchas gracias por el texto, Lara.
Como siempre, estupendo.

Un beso,
X.

Bárbara dijo...

Me he teletransportado. Increíble cómo puede uno volver a lugares en donde ha estado, prendida de la cola de experiencias ajenas, ajenas pero tan bien contadas que se hacen propias... Beso.

aroa dijo...

debe ser muy extraño ese paisaje en invierno, como si no tuviera derecho el frío a entrar ahí

cañaverales, palabra

está la noche desterrada que yo vi en verano aquí, y ese mundo que guarda esondites secretos por esas carreterillas que cicatrizan la tierra seca del cabo

no te ahorques con las bufandas como cuando éramos pequeños y nos las apretaban a la boca para ir al colegio

Sonia dijo...

Qué texto más hermoso.
Y tú ya sabes que no hay ninguna prisa por lo nuestro.
Sin apuros.
El cocido mucho mejor a fuego lento y en puchero de barro.
Un besote, Lara!

Belcán dijo...

Qué envidia me das, Larita. Tengo los dientes más largos que Kika, puede ser posible?

Un beso desde el otro lado del muro blanco

Trovador errante dijo...

Sí, Lara.

Suceden cosas como si no estuvieran sucediendo.

Eso es la vida. Verla con todo abierto.

Eres emoción con alas y tierra.

Con nuestras alas y nuestra tierra roja.

Un beso que vuela

acróbatas dijo...

Viajar leyéndote es una de las cosas que siempre debo agradecerte. Siempre consigues que me levante de la silla que me tiene frente al ordenador y vuele...

besos y besos.
Vanessa

NáN dijo...

Escribes como si no escribieras y estás aunque no estés. ¿Me pasas una calada ahora que no nos ve nadie?

Entiendo la envidia de ese Belcán.

u minúscula dijo...

si? es curioso, yo diría que no lo escrib´ñi yo pero gorka dice que sí.. remedó palabras tribequianas y le brotó ese jirón en forma de tríptico..

Aurélia dijo...

Lara, y ese Mediterráneo, esas Negras? No te creas que me pase cada cuambio de año a orillas de aguas salinas! No generalizes tu propio caso, afortunada-de-mar-océano! Los vídeos son de septiembre, en le isla. Y Las Negras, cerca de Almería,no?
Un abrazo maritimo!

El Aviador Capotado dijo...

…el Mediterráneo lame el vientre entre los países. Quizás te esperen en Alejandría entre ola y ola, envueltos en un viento de cristal: Balthazar, Montolive y Clea. Esperan a Lara, la niña Lara, envuelta en su halo de Justine.

Amiga mía, mereció la pena la espera.

Beso para ti y otro para Miguel

PD: Quizás el comentario te suene algo repolludo y anticuado. Cosas de la edad.

El escondite del silencio dijo...

Genial!! Las Negras es un paraíso y tú una evocadora nata.
Gracias por las letras, por el sentir!
Salud!

Marian dijo...

Ufff

y yo con tantas ganas de mar, con tantas ganas...

muá

Amarantear dijo...

Me asomo llena de gotas de lluvia de Compostela, viviendo/reviviendo/gastando grandes días
(sigo leyendo desde mi gruta)
bicos

La Semana Fantástica dijo...

Demasiado buen rollo veo yo en estos comentarios... ¡¡¡¡Pero si el texto es super chungo!!!!

Que noooo...

Que está mu bonicoooo...

Qué rico estar en un sitio como si no estuvieses.

María a rayas dijo...

"suceden cosas como si nada sucediera" y sin embargo tu nos bombardeas con imágenes tan reales que a uno le dan ganas de colarse en esa terraza,sentir el frío, fumarse el cigarro contigo y beber el cafe frío...entre otras cosas...
tambien sentir el mar

que bonito Lara...
un beso

albert dijo...

no sé si es correcto darte las gracias por recordarme algunos rincones en mi memoria y traer ese mediterráneo que tanto echo de menos a este rincón. casi duele