lunes, 30 de marzo de 2009

En sentido estricto no sé dónde está Arizona.

Igual que tampoco sé cuál es la mirada del otro sobre mí, en sentido estricto.

Vivimos en una burbuja relativa donde el ojo de pez de nuestra propia imagen carece de confesionalidad.

Para así poder.

Desarrollar el concepto de lo que somos.

Nunca en sentido estricto.

Porque estricto es una palabra sobrada de conocimiento.


Si las palabras se lanzaran en su justo momento contra el vidrio que nos ampara a lo mejor, y nunca en sentido estricto, darían con la clave de nuestra memoria.

Uno quisiera que la memoria de sus amigos fuera la suya propia.

También que sus amigos no tuvieran memoria sobre todo si uno no se encuentra en ella.

A veces uno incluso desearía no tener amigos para sólo tener memoria.


En sentido figurado, el valle corroído de nuestro pasado en ocasiones es falso a los ojos de otros.

En un sentido que aún desconozco, es posible que una llamada de teléfono al extranjero cambie por completo los recuerdos y los aniquile.

El mundo en el que las llamadas de teléfono al extranjero aniquilan los recuerdos y las personas es un mundo cinematográfico.

Todavía existen películas, me pregunto.

Me afirmo.


Pienso en literal, literatura y literas.

Estas últimas de hierro y sin escaleras portátiles.

Nos encaramábamos como ranas a ellas.

Y allí arriba leía libros de José Luis Sampedro y de Martín Gaite.

Una vez compré uno de Rabindranath Tagore, leí dos líneas y nunca más volví a abrirlo.


En sentido estricto no sé dónde está Arizona, pero puedo imaginarlo.

Los pasos que arremetí contra mi corazón puedo, además de imaginarlos, recordarlos, y aunque no tengo ningún símbolo contra el que jurar, juro contra nadie, contra mí misma, no haber alimentado a la bestia que babea tras los barrotes.

La dejé morir, posiblemente nunca le di ni un cuenco con agua.

Ese mar cristalino siempre lo utilicé para seguir nadando.



14 comentarios:

Mega dijo...

En sentido estricto, este texto de hoy es una marea que te define sin título. Incluso cuando tal vez mañana, sólo lo haga en sentido figurado

Besazo

Microalgo dijo...

No recuerdo quién dijo que la traición es lo único que nos puede cambiar el pasado. En realidad, supongo que cambia nuestra percepción de él. Una llamada al extranjero o al piso de al lado puede cambiarnos, pues, la memoria, que es casi lo único que tenemos.

Pero no desdeñe a la de los amigos. Aún nos quedan. Y su memoria complementa la nuestra, sin más remedio.

Pooor cierto: voy para lo de Acróbatas. Al final me han tentado demasiado.

Nos veremos allá (aunque sea de lejos).

ILSA dijo...

Una vez alguien escribió: "Dormirá la bestia con un sueño tan profundo / que matará la sed a la espera y quitará el hambre al orgullo". Yo también quise matarla y lejos de conseguirlo sólo me quedó eso que tan tan bien dices, me sirvió para seguir caminando. En Madrid siempre nos queda lejos el mar.

Un escrito estrictamente precioso y no sabes hasta qué punto significativo para mí.

-Ponga aquí un pequeño suspiro-

Sonia dijo...

En sentido estricto te diré que me encantas y que sigas nadando.
Nos vemos pronto en alguna costa cercana.
Beso enorme

kika... dijo...

esa sensación de nadar dentro de una misma...

(me ha encantado)

besos
y
magia,
K

Enrique dijo...

Los sentidos solo pudren disimuladamente.

¡Hay que huir!

NáN dijo...

Es una verdadera lección de gramática y semiología.

Las literas creo que no, pero laliteratura personal, las que nos mantiene entre esos sentidos y nos hace, sin escribir, parecer lo que somos, son valores acumulables de una fórmula (que desconocemos). Un nuevo dato reordena todo.

Hay algo más, que no puedo definir, que me deja con una astenia primaveral. Nunca valoraremos lo suficiente el efecto de lo críptico que no podemos entender racionalmente.

trovador errante dijo...

Convivir con todos los cristales y fronteras humanas. las palabras que no salen como sientes. A tí no te pasa eso cuando escribes. A por sentidos irracionales y películas que siguen vigentes como el mar, que cerca o lejos siempre está ahí. Como el sol los días de lluvia de mentira, y la vida que se llena de vida humana.

No podré volver a verte en acróbatas, pero me quedaré con esa primera vez en mi barrio, en esa conmovedora noche. Siento que te debo algo Lara.

Un beso marino

Marian dijo...

Uf

Maravilloso

(besos)

Pablo dijo...

... en sentido figurado.
O no.

kb dijo...

Gracias por escribirme.

manolotel dijo...

No es vanidad. Tampoco, exactamente, es reconstruirnos en el puzle de la memoria de los otros. Sería como esculpir vagamrnte la silueta de la sombra que proyectamos en la mirada futura.

En sentido estricto, nunca nos conoceremos ni Arizona.

Me ha/s encantado y encantado

Un beso gordo, amiga

Las Cosquillas del Lobo dijo...

Estricto suena a cinturon de castidad, a palmetazo en los dedos, a beso preconfigurado. Estricto debe ser lo contrario a valle

Jirón dijo...

Grande.