martes, 13 de octubre de 2009


No habíamos subido hasta allí para disfrutar de un atardecer, sino para compartir un precipicio.

20 comentarios:

juan bello dijo...

cómo me gustan ambas cosas

Sonia dijo...

...qué grande!

David J. Calzado dijo...

Sí. Es verdad.

emigrante dijo...

pero el salto
no se comparte.

jamais.

Cristina dijo...

Gracias por tus palabras, Lara. Sigo tus escritos con admiración.

Un saludo

Aurélia dijo...

Pero si se pueden compartir los precipicios, ya se parecen algo menos a precipicios... Igual queda mucho que compartir... Un abrazo de compartir...

ILSA dijo...

Un brindis por el vértigo que nos da o nos quita la caída compartida.

kika... dijo...

y llega Lara,
escribe una frase
y ¡bang!

(tengo que ir a verte)

besos
K

tournesols dijo...

qué bonito tu precipicio*

Gemma dijo...

Esas siluetas parecen, sin duda, agujeros negros. Terribles huecos por los que se escapa, qué terrible, el fluido cósmico de la realidad.
Besos (¿cómo va el mono?)

Lara dijo...

Hola a todos!

Aprovecho para decir que:

el salto jamás se comparte, tienes razón, Emigrante, pero ese momento antes de saltar igual...

un precipicio al cuadrado es un precipicio muy jodido

esta frase está sacada de un texto mucho mayor, pero la vi suelta y dije: no necesita de lo anterior o de lo posterior (pero había personajes que habían subido y precipitado)

y:

Gemma: jeje, sé que lo parece por unas palabras que puse en otra entrada, pero: no he dejado de fumar. Sólo que a veces no quiero fumar (momentáneamente). E intento no hacerlo (y a veces cuesta más y a veces menos). Pero aún fumo. Cadena cadenita. (Conclusión: nunca llevar del todo al terreno real las cosas que aquí cuelgo.) (Esto es una advertencia también para mí misma.)

besos a todos!!!

y gracias!!!

Aroa dijo...

fototextón

Gasherbrum dijo...

fotomatón textómano.
subir juntos, precipitarnos solos.
cada uno desde su ochomil.

Okr dijo...

Lo importante de precipitarse es que llegas al final antes que los demás.

Anónimo dijo...

Despues de escuchar millones de halagos y anecdotas varias sobre ti, he decidido indagar en el magnifico google sobre Lara Moreno, y he de decir, que la halagadora, tiene toda la razon del mundo.

Me han encantado las palabras que derrama tu cerebro y que tus agiles dedos plasman en la pantalla.

La verdad es que tu "halagadora" me ha conquistado (en el sentido amistoso) desde el dia que la conoci, en nuestra cita preorganizada, y me va orientando poco a poco y sin saberlo en este mundo extranyo para mi (la juventud me puede).

Que te voy a decir a ti que no sepas.

Ya habras descubierto que la susodicha, es, como no, Bea.

Aqui, en este sitio tan distante de la tierra (de la mia, quiero decir), estoy siendo llevada por el "buen camino":buena musica y fantasticas conversaciones.

Eli Martin (la vecina-amiga almeriense de tu hermana (ciudadana del mundo) en Cambridge)


Psss, un secreto, ella me ha ensenyado a montar en bicicleta, con la ilusion de una ninya pequenya y el mami!! no me sueltes!!


P.D: Echo de menos las teclas de mi ordenador, los ingleses no me gustan.

Isabel dijo...

Pienso que estar abocados al precipicio debe unir mucho, ¿no?

Bsos.

nuks dijo...

Me asomo por primera vez a tu blog
y va y me caigo
me caigo
me
cai-
go
por
e
l
p
r
e
c...
Pero me ha gustado tanto esta caída,
que no lo voy a soltar ;)
Saludos, Lara!

NáN dijo...

Una perfecta definición de tu juventud, también de la mía y de tantos y tantos de nuestros amigos.

Dejamos fuera a los que se acercaron al precipicio a merendar, con un guía cualificado.

La relación del texto con la foto, el mar, también me parece maravillosamente extrema.

Laia Arqueros dijo...

Un descubrimiento mutuo, muchas gracias.

Didac Udagoien dijo...

... fingir que compartíais.