lunes, 2 de noviembre de 2009

Como dos imágenes tomadas en un mismo día,
casi en un mismo minuto, yo diría que en un mismo minuto,
el tiempo justo de girarte y mirar.
Así a veces es el pensamiento. Así a veces (y de repente) es mejor no pensar. Porque con una cámara de fotos en la mano puedes hacer cosas (mira qué cosas más absurdas para luego en tu casa mirarlas pixeladas, ah pero el mundo era esto), pero con dos pensamientos que se contradicen sólo puedes volverte loco, elegir uno de los dos, abrazarte al más hipócrita para dormir y dejar al despiadado para cuando haya tanto ruido afuera que pienses que no es tu cabeza la que estalla sino el mundo (ah pero el mundo era esto).
Antes era fácil: hacer todo lo contrario.
Antes de la herida era fácil: hacer todo lo contrario y ya está.
Ahora lo más fácil es contradecirse. Ahora lo más difícil es contradecirse.
Demasiado por metro cuadrado, por centímetro cuadrado, por milímetro.
Escribir lo que te dé la gana y no tener miedo.
Escribir lo que te dé miedo y no tener nada.

15 comentarios:

carmen dijo...

Y, sin embargo, es necesario... contradecirse, desdecirse, decir "digo" donde decías "diego"... Al fin y al cabo, es una suerte ser un ser pensante. O... ¿quizás no lo sea tanto?

ILSA dijo...

Pero llega el día en que no hay que elegir porque es todo calma y estabilidad, llega el día que uno no tiene que pensar porque todo está claro.

Guarda tu amor moreno, Lara Humano.

Bueno..., igual ese día no llega nunca y tendremos que seguir dudando y eligiendo una y otra vez una y otra vez.

Un beso, ya no sé si humano o moreno.

cerillas Garibaldi dijo...

El problema no son los pensamientos, que puedes llegar a domarlos, el problema es la decisión, la elección...

Un placer, Ignacio

maría simó dijo...

creo que tú estas tomando la mejor solución. llevar airosa eso de escribir lo que te dé la gana: el mundo debería ser esto.

yo le estoy dando alguna vuelta más.
se agradecen tus letras ^^

Gemma dijo...

O bien escribir lo que las ganas quieran que escribas... Sea como fuere, siempre sales airosa. ;-P
Un beso

Antonio Carrero Acuña dijo...

Ayudemos al miedo a corregirse solo. Sin nosotros.

Beatriz dijo...

Paris Austerlitz

Isabel dijo...

Ahora lo más fácil es contradecirse, es como no elegir.

Beso

Sonia dijo...

"Escribir lo que te de la gana y no tener miedo".
He pensado en eso montones de veces.
Está claro que cuanto más libre eres más (te) gustas.
Y al final la vida y la literatura están hechas con el mismo trigo.
Comamos pan, pues, con la boca bien abierta y haciendo bien de ruido.
Besos y abrazos, Lara.

Miguel Ángel Maya dijo...

...Mon amour,
y tú "Bajo el puente, mientras llueve, una oportunidad de oro
para verme a mí mismo:
como una culebra en el Polo Norte, pero escribiendo.
Escribiendo poesía en el país de los imbéciles.
Escribiendo con mi hijo en las rodillas.
Escribiendo hasta que cae la noche
con un estruendo de los mil demonios.
Los demonios que han de llevarme al infierno,
pero escribiendo", y yo necesitándote como el soñar, palabra a palabra, disparo a disparo...
...Qué te voy a contar a ti...

Marian dijo...

Guau.

Y el final.

Guau.

Un abrazo

(qué bien haberte visto ayer un ratito)

Marian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aurélia dijo...

El pensamiento y la contradicción, ya lo hablamos con Unamuno -igual no resuelve nada.
El final me encanta. Escribir-nada-miedo.
Las fotos mejor, sí. Así nos conocimos hermosa.

Caridemo dijo...

Y la tinta destintando la calle del medio, no vale?

Escribir lo que le dé a uno la gana ayuda a uno a resolver el miedo y las contradicciones, y los pensamientos.

Me ha dejado volcado como hacía tiempo, éste. Delicia.

NáN dijo...

Escribes lo que te da miedo. Es decir, Gemma tiene razón.