sábado, 16 de abril de 2011

Círculo repetidor

La tarde dice algo parecido a

Tic tac tic tac

La tarde se me acumula en los pies mientras hago trabajos productivos y superfluos con los que me divierto

Hoy es sábado y las cortinas tienen esa luz amarilla de los sábados que uno pasa en casa haciendo cosas fructíferas que sirven para sentirse bien con esa parte de la personalidad que está agazapada tras el deber profesional

Que no es lo mismo que el deber como ciudadano pero es casi lo mismo

Ya lo he dicho muchas veces, pero lo repetiré

No cumplo mis deberes como ciudadano

Más allá del reciclaje y de pagar mis impuestos

Tampoco me meto con la gente por la calle y no hago ruidos raros en público pero eso es a causa del miedo

Antes no reciclaba porque no estaba de moda

Y creía que no pagaba mis impuestos porque no hacía la declaración de la renta

Pero estaba equivocada

Lo que no pagaba era la seguridad social

Son cosas distintas

Lo he sabido luego en mi época adulta


La tarde hace tic tac tic tac

Yo he trabajado hoy como una campeona de los sábados, incluso he hecho labores del hogar por la mañana y he replantado unos cactus medio muertos que he agarrado con un calcetín para no pincharme los dedos

En otro mundo ideal se abrirían varias opciones que convergerían en una

Esos vaqueros de la talla 38, esa sombra de ojos gris, y el lápiz negro, siempre un poco corrido por los bordes (de reírme)

Alisar el papel de un cigarro recién pegado, encenderlo y caminar con grandes pasos por la acera hacia aquel lugar donde están los otros

Apoyarme en la barra, apoyarme en la barra del bar

Lo de los grandes pasos no es ningún mérito debido a la extensión de mis piernas


Sin embargo no importa que sea sábado y la tarde esté amarilla en las cortinas

Estoy lejos de todo y los vaqueros de la talla 38

No me hagas reír

En fin

No sé si me entiendes, las circunstancias son otras

(dice la monja priora)

¡Ahora son otras!

(las prioridades)

(o las posibilidades)

(otras)


Sí, lo son

Tic tac tic tac

La impaciencia

La impaciencia

Soy una buena ciudadana

Una que no sale ya los sábados

Que no ensucia de ceniza las calles

Que siente el suficiente miedo

Como para sentir asco

Del mundo en el que vive

Y a pesar de todo

Estar lo suficientemente a salvo

Todavía

Y no hacer nada para evitarlo


Mi novio va a recoger mis restos

Mis pesados pies

Me montará en mi Peugeot 307

(itv en regla y multas pagadas)

Y me llevará a un cine en versión original

Una vez más hará que todo tenga sentido

(creo que no se ha dado cuenta

de que llevo ropa premamá).

24 comentarios:

mariona dijo...

Volver a estrenar comentarios como algunas veces en ese antes de talla 38 y pitis a saco (también los míos), me pone hasta nerviosa, tic tac mía.
Aquí ya es mañana y tú, ahora que eres impaciente, todavía estás en ayer, allí en el otro lado. Qué raro, ¿no?
(Cómo me gustaría verte enfundada en esos premamás...)

kika... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kika... dijo...

Yo ya paso de la talla 38... o mejor dicho, la 38 pasa de mí...

¡Guapaaaaa! Tengo ganas de verte... voy a ver por dónde paras...

besitos
Kika

Rocío dijo...

Es precioso.
Ojalá mis tardes de domingo fueran así.

:)

Elena Lechuga dijo...

Me alucina el nuevo giro hacia todaví más adentro escribiendo. Increible.

Emily dijo...

qué bonito (:

Isabel dijo...

Todo tendrá sentido

para ti

pronto...

Deseo que todo

vaya

bien

pronto y corto.

Mil abrazos.

Miguel Marqués dijo...

Tic, tac, toc, toc, toc.

Lo de antes, que están llamando. ¿Abres tú? Yo voy a por el champán, las guirnaldas y los baberos.

(De la que bajo, me traigo un sacapuntas y un cuaderno nuevo.)

Céfiro dijo...

Tic tac tic tac... si lo piensas es lo que menos sentido tiene de todo. El tiempo.

Periferia dijo...

Me encanta. Eres una punki, no disimules.

María a rayas dijo...

no me extraña que te coma la impaciencia pequeña Lara de piernas largas

pero todo se andará
y apenas queda nada
:-)


besitos

Álvaro Beltrán dijo...

Sin envoltorio, decididamente me fascina tu forma de recorrer la palabra.

Gemma dijo...

Pues si no se ha dado cuenta de que llevas ropa premamá estando como estás en el octavo mes de embarazo tiene la cosa mucho mérito, y hasta algo de guasa. Seguro que la madre priora me daría la razón en este asunto... :-P
Laraguapa, ánimo que en dos zancadas de las tuyas te plantas de mamá total sin pres ni necesidad de que el otro se entere, que para el caso...
Besotes

Aroa dijo...

yo que me siento mejor ciudadana cuando hago pellas de mis deberes...

tienes que estar tan bonita con ese premamá encaramado a tus largas piernas

tic tac
sin puntos ni ná

besoooos /ay impaciencia.../

Gabriela dijo...

La luz Amarilla de los sabados.
Los sabados y toda su existencia.

NáN dijo...

Me cachis en la mar salá.

Todo lo que escribes produce una brevísima arritmia, como si el cuerpo quisiera restablecer las coordenadas a partir de ese momento. Y se queda escondido en los pliegues cerebrales para jugar a las asustadillas.

Jodía que eres.

azpeitia dijo...

Me gusta lo que dices y como lo dices...enhorabuena por tu blog...un abrazo de azpeitia

Anónimo dijo...

Lara!!!!....ahí!!!!!
Espero que estés muy bien y que estéis las dos estupendas!!!
Besos desde el paraíso!!!
Kike

Sonsoles dijo...

La ropa premamá es antimorbo, pero las pelis subtituladas, no. Fiftififti.

Un beso grande!
Sonsoles

Calev Cáceres dijo...

Muy buenos, diría que mis sabados son parecidos, salvo que auí poca luz entra... Más yo me la paso revisando pruebas y trabajos de alumnos que jamás estudian y solo quieren excelentes notas XD nuevamente un placer leer tus palabras, saludos desde Chile.

síl dijo...

:) guapa! espero que ese tic tac vaya bien acompasado
un besazo

Aurélia Jarry dijo...

Cuando el asco hace esto - tu poema - podemos entrar en la confianza de la respiración perene...!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendo post el que nos has dejado. Un placer haberme pasado por tu casa.

Saludos y un abrazo.

manolotel dijo...

Ya está hecho. Bueno, ya sabías que las primerizas tardan unos dias más en dar a voz ¿no?

Escribir es vivir y estas mayúsculas experiencias (incómodas -¡claro corasón!) irán un día al teclado, como ahora, a decir su verdad, pero con otra perspectiva.

Enorme beso y felíz arribo amiga.