domingo, 25 de septiembre de 2011

Un poema de Tsvetáieva partido en tres




¿Alfanje? ¿Fuego?



 Más simple, sin tanto ruido.





Dolor familiar, como la palma a los ojos,
como a los labios el nombre
de un hijo.

"Amor", Marina Tsvetáieva, publicado en El canto y la ceniza, 
traducción de Monika Zgustova y Olvido García  Valdés

11 comentarios:

Periferia dijo...

Emily dijo...

<3

No se puede añadir más

Aroa dijo...

las imágenes son tan tiernas que no puedo leer el poema

Emily dijo...

(añado)

"Y la casa.
No es terrestre.
Pero es mía."

(Marina Tsvetáieva, Antología Poética)

Isabel dijo...

De como el amor se extiende,une,atrapa y el gozo y la ternura en esas manos preciosas.

Me encanta.

Sí, Lara, es la casa y me gustaría mucho teneros allí algún día.

Abrazos y besos a esas manitas.

Virginia Barbancho dijo...

No hay nada más bello.

Gemma dijo...

Mariposas con hoyuelos.
Besos!

Microalgo dijo...

Je jeee...

Regordetilla...

NáN dijo...

las manos que aprietan manos. No deberíamos olvidar nunca ese modo de explorarnos.

Aurélia Jarry dijo...

Hermosísimas fotos de amor!

http://eldiaqueelegi.wordpress.com/ dijo...

ay qué maravilla!