martes, 31 de octubre de 2006



Ella trajo cosas enganchadas en los ojos. No sé por qué, pero desde hace algún tiempo (escaso) el mundo le agrada especialmente. Burbujea por algunos antros con mujeres a las que les falta un diente. Da palmas.
Acompaña a amigos al teatro. Ellos quieren robarle besos, quieren hacerla desaparecer dentro de su cuerpo. Que sólo asomen algunos de sus rizos por entre los labios. Imagino que desean tragársela de un sorbo. Pero se escurre, sé que se ríe con una mueca mística cuando sube sola los escalones que llevan a su casa.
Viene a liarme cigarrillos para la fiebre, con sus manos pequeñas y glamurosas.
Últimamente, también, gusta de besar a hombres muy grandes, se arrebuja en huesos que son dos o tres veces más grandes que ella. Se empina. Maldice al oído. Siempre acaba sacando la lengua.
Escribe, escribe, escribe.
Sus entes parlanchines se rebelan ante la indefensión de la vida de una forma drástica y sanguínea. Puede serlo todo. Con o sin luz artificial.
Veo sus pasos aparecer. Desaparecer. La veo. Luego la miro.
No quiero que cumpla años. Quiero (catastróficamente) inmortalizarla a lo largo de mi vida. Poseerla con la determinación de los animales risueños. Con parsimonia y esperanza.


Marzo del 2006, calle Hortaleza. La faringitis.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

con paciencia, tiempo y silencio, verla crecer y escribir, escribir, escribir. Hasta que diga (yo) ¡ahora sí!

no soy nada posesivo (hace ya mucho que abrí las manos y dejé caer todas las arenas). Ni siquiera con las santas de mi preferencia: con ellas me limito a ser exigente (me lo han echado en cara un par de veces).

Y en cuanto a ti, que ocupas el altar de al lado, la bondad estropea tu escritura aunque fortalezca tus relaciones. Lo sabías, ¿verdad?

Lara dijo...

Oigo una voz, pero no sé desde dónde.
¿Quién habla al fondo del pasillo?

Hay que bajar la guardia. Yo creo que a veces hay que bajar la guardia.

Y relajar los músculos de las manos.

Lara dijo...

Creo que acabo de reconocer la voz del fondo del pasillo... ha cerrado la puerta del baño de un golpe, y sí, creo que ya la reconozco.

Anónimo dijo...

Y eso que no suelo dar portazos.

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Bueno, señores, lamento interrumpir pero es que me había parecido precioso. Les dejo con sus puertas giratorias... ;-)

Okr dijo...

¿Anónimo, eres tú? Me gustaste mucho en el Lazarillo. ¡Soy un ferviente fan de todo lo que has escrito y llevo años esperando tu nueva obra!

(¿cómo era eso de tirar la piedra...?, mmm, no sé, jarl)

Anónimo dijo...

Ah, chico que quería ser. Quería decirte que me parece delicado tu mensaje. Los valores de las actitudes cambian con el tiempo: antes, ver, cerrar la cortina y no decir nada se consideraba lo delicado. Creo que ahora lo válido es decir que se ha estado, que se ha visto y que ha gustado.

Ah, pero hay mucho malentendido por aquí.

¿Cómo decirlo sin sonrojarme?

De verdad, te lo prometo: ¡No es lo que parece!

Lara dijo...

Sin ánimo de tener ánimo en una tarde que parece domingo pero que sigue siendo miércoles.

Sólo quiero hacer referencia al natural malentendido de estas ventanitas blancas. La palabra, tan prosaica, tan decidida, sin entonaciones, sin juegos de ojos y manos en el aire, sin choque de cristales, sin portazos, sin faringitis.

Claro que hay malentendidos (o bienentendidos igualmente... no sé qué adjetivo poner, tengo resaca de nuevos 28).

Palabritas dominantes y el Matrix de la red. Yo imagino que ya pasaba con aquel cartero en bicicleta del que hablábamos hace semanas. La letra, que no tiene efectos tridimiensionales.

Así que...

Bueno, sigo con mi resaca.

Reb dijo...

A mí el texto me parece maravilloso. Aunque es verdad que la mala-hostia en la escritura a veces es productiva. Salen relatos con mucha más fuerza, y al fin y al cabo, se trata de transmitir. Yo tambíén sigo con mi resaca. Hoy todo está un poco a mitad.

nán dijo...

La escritura lo es (casi) todo o casi (mucho).
Cualquier malentendido, confusión, traspiés que revele, intencionadamente o no, el paso fugaz de la luz por cualquier rincón o amistad, será por mí bienvenido.

Por cierto, ¿creéis que al anónimo usuario le importará que le robe el verso "hace ya mucho que abrí las manos y dejé caer todas las arenas"? Me viene muy bien para tercer verso del segundo cuarteto de un poema sobre el mar.

Reb, el texto no me parece ni la mitad de utilizable por los demás que los de tabú. (no sé si es bueno o maraviloso o no).

Lara, tengo un pequeño regalo para ti, te lo haré llegar de un modo u otro.

Lara dijo...

Yo creo que el usuario anónimo tiene tal crisis de identidad que no sabe cuáles son sus versos. Adelante.

¡Un regalo! Yo ya tengo en casa un regalo tuyo... (que no he mordido aún). ¡Gracias, gracias! Más aplausos de niña nerviosa.

Dudo, porque dudo de mi apetencia ante este debate (íntimamente, por pereza quizá, porque debería estar haciendo un informe y estoy a punto de darle al Play para ver Mifune), pero: ¿"utilizable"?

Utilizable. Mmm.

nán dijo...

sobre P-1: ¡somos tantos en un cuerpo tan indolente!

sobre P-2: ese está dedicado a 2 personas. El que tengo es para ti sola, uno de esos enredos de hilos de cobre que decías. Del que ya tienes, el 33 es mío y pasa (lo importante) en Venecia, aunque el muelle que importa ahí no es el de la foto del otro lado.

sobre P-3y4: Mmmmmmmmmmmmmm. Tengamos la Pax, siempre que no sea la romana.

Okr dijo...

Supongo que cuando algo nos gusta está bien decirlo,

Supongo que cuando algo no nos gusta está bien decirlo,

(aunque hay distintas formas de decirlo, más o menos agradables, claro)

Supongo que en ambos casos se agradece que quien te lo dice tenga la ¿educación? de presentarse.

Aquí, directa o indirectamente, nos conocemos todos y la verdad es que hay cierta confianza: nos apuntamos con el dedo, nos tiramos del pelo y nos llamamos de tú. Los visitantes siempre son bienvenidos, claro, porque en cierto momento pueden dejar de ser extraños y ganarse esa confianza (Lara, corrígeme si me equivoco). Hasta ese momento, es normal que sean observados a través de la mirilla, con un recelo natural, incluso que se malinterpreten sus palabras porque desconocemos sus formas, su estilo, su humor.

Por eso creo que presentarse ayuda. Es algo muy humano que este medio binario no debería quitarnos. Quizá así, lo que parece y no es acabe por parecer lo que es.

Digo yo.

Lara dijo...

Marco. Nada que corregir, de acuerdo en que desconciertan los usuarios anónimos, aunque tengan la misma importancia que los firmados.

Pero, en este caso (no sé en el caso aquel en el que se habló de posturas sexuales y huelgos y cosas así en Playas de S., que no acabé de reconocer), el usuario anónimo se ha dejado el traje pillado en la puerta del baño, al cerrarla con tanta vehemencia, y hemos podido hacer un análisis del adn.

En fin. Todo esto es muy complejo, o muy simple, yo qué sé. Lo de los juicios de valor y tal. Lo de la relajación de los músculos. Lo de la libertad. Que cada uno se apañe su trapo de limpiar cristales. Mientras haya besos... Y alimentación.

Yo ya lo dije en el segundo post de aquí arriba. Y es sólo eso. Pero, ya que estamos, quería mandar un pañuelo blanco (y con algunas flores, como el de Lila) a Miguel Belier, por las trampas que no creo que haga en sus cartas.

Y Nán, todo esto y la paxxxxxxxx. Claro que sí.

Okr dijo...

Pos vale. :)

nán dijo...

Lo de Miguel Belier, no te engañes. Lo cantaba no sé quién:

Se dejaba ganar
se dejaba ganar por tii.
Y no apuesta jamás
y no apuesta si no es por tii.

(Vamos, yo al menos estoy seguro de que se descarta de los ases).

Lara dijo...

Antonio Vega, lo cantaba.