domingo, 11 de marzo de 2007


Alibi.

Duración total: Cuarenta y cinco minutos y cuatro segundos.

(Life-in-Slow-Motion)

8 comentarios:

María dijo...

¿Lo escuchas?
Parece que con el paso del tiempo se pierde entre el viento, hasta confundirse, ¿no?. . .

La Lágrima en el Ojo del Emperador Lobo dijo...

No más alibi, bilis, Lispector, Torquemada, dadaísmos.

No mas ismos. Más istmos. Más ritmos, con sus penínsulas de árboles y sus golfos de río y piedra lisa.

No más coartada ni contraseña.

¡Viva la primavera!

Jeje.

El ojo observador del emperador lobo dijo...

Aullido de amor, mordisco en la sien.

Lara dijo...

Pero yo lo escucho.

No más, lobo, no más: o sí.

NáN dijo...

no me deja la vida hasta el viernes ese tiempo de lento movimiento. Solo en la cama con los ojos entrecerrados, recién despierto y antes de recién dormirme, escucho vientos, puedo pararme a escucharlos, pero no puedo abrir los ojos del todo, ni levantarme, para no destrozar el día.

Tendré que esperar al sábado o domingo para concederme esos 45 minutos con 4 segundos. Las vidas de oficina son así.

Carmen Moreno dijo...

45 minutos a tu lado, Niña Lara, son una eternidad a sorbos que te va erizando la risa.
¡Qué bonito ha sido verte!

4ojos dijo...

Bonita imagen la que has elegido: ¿es del cuadro de Ofelia muerta?

Lara dijo...

Hola, 4ojos. Qué de tiempo. No, es una foto que hice de unas plantas-algas del río que pasa cerca de mi casa.
Pero bien pudiera ser...

¡Besos!