miércoles, 30 de enero de 2008

El tren viene con retraso. Hay un pequeño lagarto verde a mis pies. El sol es demasiado sol a pesar de ser enero. Falta el acontecimiento de la nieve en este año bisiesto. Tengo calor. El sol. El tren ya lleva demasiado retraso, y es como la nieve en este año bisiesto. Puedes arriesgarte y prometerme que la furia nos pillará en la cama, con los dedos hincados en el corazón del otro, y en el pretil de la ventana (abierta, de par en par el éxtasis), este lagarto verde que da ciento veinte vueltas alrededor de sí mismo susurrará el presagio, ya sabes, aquellos posibles meses negros; la tierra está cambiando de color, siguiendo un ritmo invisible de conciencias, lo externo de la nieve que llega con retraso, lo externo engrandecido imposible de esquivar, aplastando lo externo nuestros cuerpos, nuestras mentes menudas en la asfixia, cósmicamente heridos de terror, el ojo humano sesgado en su pupila, sopla el viento otra vez y sigue haciendo demasiado calor.
Viene la vida a vernos, algunas veces, y un lagarto de ojos diminutos juzga el comportamiento de nuestro amor, y así, con tanto golpe tonto cotidiano, no podemos besarnos, entiéndeme, el pulso de las horas es la histeria muerta del futuro, quisiera ser lagarto alguna vez (más), o nieve que no llega, o mundo corrompido y codicioso, una de dos, confundo ya tu boca con los libros, mis muslos van venciendo la distancia, la carne ya no es tiempo y no da nada
rompámonos los dos
las tripas son lo único que tengo
es más fácil vivir con las vísceras encima de la piel, pasto de los lagartos y las mariposas,
refrescándonos la sangre
y olvidando que hay que llegar a algún sitio
todos los lugares son el mismo
se te olvida
que lo único inmenso
es el aire del mar
y este latido
pum
este latido.

20 comentarios:

aina dijo...

Hola Lara...
Mi barriga y yo te mandamos un beso de esos inmensos, como el aire del mar.
Muak!

Canbel dijo...

Las horas,la nieve, la sangre fría y caliente (a veces tan caliente que hay que salirse). Su importancia y su indiferencia.

Yo confundo los libros con tu cuello y me hago lagarto dos veces al día, siempre que el Camel Trophy que cuelga de la pared, sin pilas, da la hora correcta.

¡Y qué final!
pum
Qué final del principio.

Pablo dijo...

uf, es verdad, el final... qué bueno.

manuela dijo...

si¡ hoy ha venido la vida a verme a través de una puesta de sol con ese mar inmenso delante,y sobre todo con mis viejitos disfrutando de un chocolate caliente y de este Enero tan ....
besos Larita

Amarantear dijo...

Sigo a empaparme das túas palabras nesta cidade con mar calmo, non coma o que deixei en Galicia. Sigo a recoger tus palabras como gotas de lluvia y las degusto hasta que se deshacen y desaparecen como los mejores recuerdos.
Apertas e bicos,viaxeira. Bicos e apertas, maga das palabras enfeitizadas.
Sigo bebendo e brindo, saúde.

Amarantear dijo...

Lariña,este es el nuevo:
http://www.proximaestacionvalldaura.blogspot.com/
, el anterior ya no está activo. Bicos, cores e mar :)

Aurélia dijo...

"Ese latido - pum - ese latido"
Y llegar...
Gracias por llegar y latir, hermosa...

Jesús Beades dijo...

Qué buen final, Lara. ¿Qué hay de nuestra antología? :) Pongo el emoticón para que se vea que no tengo ni un asomo de impaciencia, y que sigo tu blog con gusto, con mucho gusto.

NáN dijo...

Coincido con la mayoría: ese texto, que es como una carta personal que desearía tanto que llegara (pero nunca llegan esas cartas, nunca, a quien deben y en el momento debido) es de los buenos, hasta convertirse en un poema para todos con un final explosivo. Pum. (por eso repetimos todos la onomatopeya).

Microalgo dijo...

Y cuando a mí se me asoman los reptiles desde debajo de la corteza cerebral, a pedirme carne, gritos y dedos clavados, se encuentran, antes de salir del todo, con la Señora Lógica, que está más arriba y hacia afuera, rodeándolo todo y diciendo lo que puede ser y lo que no. Y lo peor es que suele llevar razón.

No por nada es lógica.

Un día le voy a dar un palo, a la lógica ésta.

acróbatas dijo...

Jolín, no me canso de leerte, me encanta, me encanta, me encanta!!! Además, yo esta semana también he vivido en un tren...

Un beso!!!

carmen moreno dijo...

...

Joseba M. dijo...

Nunca es demasiado tarde, nunca, para desembarcar en este espacio. Llego desde Berlín, vía Mega y me topo con esta exquisitez, este lagarto al sol. te leo y, no me preguntes por qué, me traes a García Santos... una guinda deliciosa...
¡A mi lista de necesarios, Lara! Gracias.
Un saludo.
J.

Un algo... dijo...

Como Carmen,
mudo.

momo dijo...

Gota a gota.
Y un mar entero latiendo , en la yema de tus dedos cuando tecleas palabras como éstas.
Escalofrios , más que letras.
Besinos, cuando vuelva pasaré un dia a veros.

AROA dijo...

cuántas
líneas
subrayadas Lara
...

no confundas con los libros
el lagarto

!!!

Virginia Barbancho dijo...

"el pulso de las horas es la histeria muerta del futuro"

el pum retumba grave, Lara...

Bravo!

Marian dijo...

Por fín he conseguido tu libro, Lara. Ha viajado hasta Murcia y ahora lo estoy disfrutando y con ganas de que no se termine nunca...

Por cierto, como el libro se ha aprendido el camino hasta aquí, ya he encargado otro para Acróbatas, viene de camino :)

Un besote, guapa

César R. Lino A. dijo...

Muy buena esta parte:

"...que lo único inmenso
es el aire del mar"

Chauuuuuuuu

Mega dijo...

De la prosa (poética) al poema. Bonito viaje el tuyo.

Mi selección:
"Viene la vida a vernos, algunas veces, y un lagarto de ojos diminutos juzga el comportamiento de nuestro amor".