viernes, 11 de abril de 2008


Diles que no puedo hacerlo ahora
estoy cansado es imposible
que no cuenten con que vaya
que no se hagan ilusiones
que yo sigo decidido
porque no lo voy a hacer
si quieren buscarme yo se lo repetiré
no pienso regresar
jamás es poco tiempo hoy

Iván Ferreiro


Harta
de la Mutua Madrileña, del Deutsche Bank,
una monja bajita perdida entre grandes carteles publicitarios,
nuevo XSL, y también Mercedes Benz,
harta
de este olor a quemado que tiene el aire de los lunes
nublados
imprevisibles
quién lo diría
hace tan sólo unas horas
todos amábamos la primavera.
Desquiciada ciudad
a la edad media de los treinta años
incluso si aún no los has cumplido
hay un envejecimiento
altamente probable
de tus emociones
un tira y afloja
hígado corazón.

La verdadera paz
es un eufemismo.

(aunque luego bailemos todos
como niños engañados
apretujados
seré tu amante bandido
dicen que tienes veneno en la piel)


Nos vamos a Ámsterdam.
(pero volveremos)
(supongo)


(Fotos de Miguel Marqués)

18 comentarios:

Llinares dijo...

Que grande eres Lara.

Sonia dijo...

"hígado corazón", qué hermoso.
En la antigua Roma se consideraba al hígado el corazón de nuestros vientre porque producía bilis. Según ellos, la causante de la melancolía.
Un beso, Lara.

síl dijo...

uf!!! increíble todo...
yo andaba harta de tantas cosas de bcn y de mí... salí de esta (también) desquiciante ciudad... y, al volver, todo parece tener otro olor... espero que te pase lo mismo a la vuelta de Amsterdam... disfrútalo!
un besazo

Amarantear dijo...

Boa viaxe, léoche desde o Norte:chuvia e gaivotas e xantar de casa. Unha aperta, viaxeira do sur!

Mega dijo...

Bueno, pues que tengáis muy buen viaje. Y volved (como deseo) con el corazón restaurado, sin hígados de más.

en tierra de nadie dijo...

Madrid crece con nosotros,
a nuestro pesar.
La amamos y la odiamos
a la vez
con la misma furia
con la que nos desentendemos
a nosotros mismos.

Gran poema y gran Iván Ferreiro.

bss

ETDN

pd.- sobre Amsterdam tengo varias cosas en mi blog,por si te interesa leerlas, con los recuerdos frescos de la ciudad (bajo la etiqueta "lugares de viaje")

carmen moreno dijo...

Venga, venga, Niña Lara. ¿Recuerdas cuando, hace años, me decías: "me voy a Madrid"? ¿Qué ha cambiado? Todas las ciudades acaban pesando, TODAS. No es la ciudad, es la rutina.

Microalgo dijo...

Hay gente de las raíces y gente del viento. No es que no se puedan llevar bien, es que no podrán amarse nunca. Y ni las raíces ni los vientos son buenos o malos. Unas menos románticas que los otros, eso sí.

Qué de estupideces me salen los lunes por la mañana. Discúlpeme, Dama Lara. No tengo la cabeza sobre mis hombros estos días.

Diviértanse en Ámsterdam. Cuidado con las dosis de Stropharia cubensis. No se pasen.

Peristilo. dijo...

Me gusta cómo se desprende todo...
Tiene poderes carminativos... ji.

Besote.

acrobatas dijo...

Harta de estar harta... así estoy yo a veces...

Como siempre, un placer enorme leerte.

Disfruta mucho de Amsterdam... y vuelveeee ;)

Kika... dijo...

Volved si quereis...

... Madrid sigue igual, guiñándole los ojos al sol y enseñándole los brazos a la primavera...

besos y magia,
K

Pablo dijo...

La edad media, hay que acabar con ella.

La Semana Fantástica dijo...

...y dices que no pasa nada...
...que el jet lag no te afectaba
...y regresaste cantando
no te veré por un rato
...y dices que no pasa nada...

matias fernandez fernandez dijo...

eufemismo, si?
abrazo lara, tan querida.

Guhn dijo...

See Please Here

Rocío dijo...

Aunque he leído por ahí que estás viajando, quiero que quede aquí mi huella para que cuando vuelvas te diga ¡qué poemón!, ¡qué final tan fresco y subyugante!

Besos y disfruta de esos mundos.

AROA dijo...

ole larit
lo que escribes entre las dos fotos

esa forma tuya...

ya estás aquí
donde llueve

pero antes de que te fueras
ya dudé
si había algo de amsterdam dentro
para encontrar la forma
de decir deustche bank
y que suene tan bello

Aurélia dijo...

Algunos duendes no envejecen nunca... Algunos duendes son la emoción pura... Algunos duendes siempre están volando... Igual las ciudades... matan!