domingo, 28 de marzo de 2010

Cuando los días eran más cortos que hoy

Estoy sumida en la decadencia de unos poemas;
algunos hablan de todo lo que me duele y por eso intento apartar la lágrima o el ladrido.
La supervivencia es un asco.
No tanto como el materialismo del amor.
Alzo la vista y la ventana es ancha.
Las predicciones han anunciado temporales y yo, no sé por qué, lo he descreído todo esta vez. Pero de pronto observo que el cielo está tan bajo que el cielo ya está aquí tan cerca que no existe el horizonte.
Cuando las nubes tienen el movimiento de los bisontes cuando el fango no está sólo en tu corazón sino a un lado y a otro de la vía del tren y el único color que recuerdo es el granate sangriento de mi laca de uñas será que nuestra hora ha llegado.

9 comentarios:

Pulgarcito soñador dijo...

Que oscuros han de ser los poemas en los cuales naufragás...

Libertad dijo...

ay

carmen dijo...

Hoy ni siquiera esperé al desayuno para leerte. Estoy totalmente desvelada. Será que cierta poesía entorpece los sueños.
Estoy de mudanza, Lara. Pero asomaré a tu rincón pronto.
Un abrazo

NáN dijo...

Si la supervivencia es un asco, algo es. La muerte en cambio es nada (vista desde donde todo lo arreglamos con palabras).

Qué placer que vuelvas a poner, con frecuencia, estos textos de libretilla que son más que textos de libretilla.

Isabel dijo...

Porque no entiendo me pregunto, ¿decir poema es dolor?
Pienso que ver anchas las ventanas es un antídoto.

Cuídate, bella Lara.

ABRAZOS

juan bello dijo...

los versos en la caja de las tiritas. o en el álbum de fotos. las cortinas abiertas y la piel encendida. la piel de la tormenta.

Aroa dijo...

vaya foto has pillado al vuelo


todo lo que duele, que se quede en los poemas

Enrique M. dijo...

Todo reducido a la gaviota.
Gaviota a la que falta un fragmento de su ala derecha.

Incompleta.

Aurélia dijo...

"la lágrima o el ladrido. La supervivencia es un asco."
Brutal -como decís vos! Muy muy fuerte este poema. Me encantó...