domingo, 4 de abril de 2010

Exposición parcial al sol: la piel de pera

Mientras hablo contigo por teléfono entorpezco la vida de una hormiga roja con una ramita seca. Esto es algo que he hecho mil veces. Sólo que hoy no la mato.
Me quedo callada porque no sé qué decir.
O sí sé qué decir pero el teléfono es un laberinto.
Tengo múltiples personalidades para hablar por el móvil y a ti no te ha tocado la mejor.

Ahora que empezaba a cogerle el ritmo a este columpio cotidiano el lunes llegará con su fuerza centrípeta para congelarme.
Reviso fotogramas de hace algún tiempo, de cuando los viajes.
Soy capaz de verlo todo más claro con esta luz luciérnaga, volveremos a fugarnos.
Este ha sido un fin de semana Rosebud, un fin de semana Eddie Taylor, you are a free man.
Pero él bang, bang.
Qué tonto.

Todos somos Eddie Taylor muchas veces cuando nos dicen you are a free man y nosotros bang sin hacer caso.
Qué tontos.

No seamos tontos.
Sólo dejemos caer nuestra baba pegajosa al suelo de algunas habitaciones sin cortinas y sin parqué, habitaciones desoladas con un único mueble pero perfectas. Un poco frías aunque el sol entre por las tardes desde la ventana alta. Ahí sí hagámonos los tontos. Stranger Than Paradise, o nada.

Bien. Me he levantado a la hora acordada cada día. He intentado caldear la casa en la justa medida de no derroche. Mi hermana dice, a 15º hace frío en la calle. Yo le echo una manta por encima. Ssshhh. Te acostumbrarás. Incluso así, me han faltado las horas después de recuperarme del tropiezo de las adivinanzas y las despedidas. Todavía hubiera querido que los días durasen más. Tic tac tac por las mañanas. Y Yourcenar por las tardes.

También me he acostado a la hora acordada cada día.
Me he volcado al sueño como un lagarto.
Sin porno fino. Sin edulcorantes. Apenas sin leer.
A pesar de todo he soñado cada imagen como si fuese la primera vez.
Cuando no hay nadie, no hay nadie.
Ni siquiera estoy yo.
Es magnífico.
Silencio.

21 comentarios:

Periferia dijo...

Eres una magnífica expuesta totalmente al sol.

trovador errante dijo...

Vacaciones.

Feliz regreso niña.

Si te puedo pedir algo, o decirtelo, escribe mas de este rollo, generosa y formal...

Un abrazo centripeto,
Kike

Juan Ramón Ortiz dijo...

Lara, que bueno encontrar tu blog. Muy buen relato (pobre hormiguita...).
Te invito al mío, en el final (que en realidad es el principio) publiqué mi cuento “Fugitivos”, distinguido en el “Concurso Igriega de Relato Breve” en 2002 y publicado en la Antología “Los Vicios Solitarios”, de la que subí un extracto; me encantaría que te des una vuelta a ver la entrada, donde te menciono, junto a otros integrantes de “Igriega Movimiento Cultural”. Te espero.

juan bello dijo...

el teléfono es un laberinto

Aroa dijo...

envidiable toda
querida

ganas de subir a las cumbres a ver el arañazo del tac en las teclas y
que bajes

tranquilamente

Miguel Ángel Maya dijo...

...Yo me he buscado en los bolsillos desiertos, pero tampoco sé cómo hablar contigo por teléfono...
...En realidad lo que me gustan son tus ojos brillantes y tus dientecillos riéndose mientras se te arruga la nariz...
...Bonne nuit...

ILSA dijo...

Sé que te va a dar igual; yo, hoy, he matado a una hormiga. No me siento orgullosa, pero es que los bichos sacan lo peor de mí... si es que matar insectos en lo peor que se pueda tener.

Por las fugas futuras y los asesinos arrepentidos!!!

kika... dijo...

Teléfono maldito.
A veces.

besos
K

Álvaro Beltrán dijo...

El teléfono es el hilo de la sombra.

Aina dijo...

No sé porqué me he puesto triste al leerte...
Beso

acróbatas dijo...

El teléfono casi siempre viene con culpa. Leerte hoy, como muchas otras veces, es ver una road movie que anda despacio pero que llega certera.

Besos y besos,
Vanessa

emigrante dijo...

¿entonces se sueña, aún así?

Mercedes Thepinkant dijo...

!Por favor! No matar hormigas.
Saludos.

Bubu dijo...

Es muy profundo tu blog, está cargado de sentimiento, me ha gustado bastante.

Te mando un besazo!!!!

Bubu dijo...

Te mando un super beso y te invito a visitar mi blog:

http://www.mydarlingbubu.com/

MUAKKKKKKKKKSSSSSSSSSSSSSSSSSS

NáN dijo...

Creo que es una de tus mejores especialidades: poner una mantita y decir que ya nos acostumbraremos. Aunque ninguno, tú incluida, nos acostumbramos (por eso seguimos leyendo y/o escribiendo) se agradece el gesto. Los gestos de dentro afuera son un una amorosa elegancia.

Te veo dura, espléndida.

Isabel dijo...

Me gusta ese ritmo tuyo en la escritura y creo adivinar que hay otro mas profundo en el que estás sumergida, pero ese... no decir diciendo y no matar la hormiga...
me encanta.

Cariños

Gemma dijo...

"Cuando no hay nadie, no hay nadie.
Ni siquiera estoy yo.
Es magnífico.
Silencio".

Se hace necesario olvidarse de uno mismo de vez en cuando. Totalmente de acuerdo.
Un beso gordo, Lara

RaRo dijo...

no te abraces al cable frío del teléfono, arráncalo. Saludos, no he traído mis libros (en español) a esta parte del mundo así que tu blog me permitirá disfrutar tus letras.

Pez Susurro dijo...

es cierto


magnífico...

Aurélia dijo...

"Cuando no hay nadie, no hay nadie. Ni siquiera estoy yo." Obvio. Cuando no hay nadie, desaparecemos. Desaparecemos por completo. Es la muerte.
Me encantó este sueño.