jueves, 6 de enero de 2011

No hay propósitos de año nuevo

Es 6 de enero y llueve y ningún niño ha salido afuera a jugar con sus regalos. Está bien, porque agradezco el silencio. Ha empezado el año que transformará mi vida.

Mientras yo decido en qué lugar del salón poner la nueva maceta con cactus, suenan The Smiths y convierten este día nublado en lo que es: la confirmación de que hemos cambiado nuestros sueños por otros. Supongo que eso es motivo de duelo. Supongo que esto se ha escrito infinidad de veces. Supongo que da lo mismo, porque no puedo evitar sentir alegría. Subo el volumen para pensar intensamente en eso: soy demasiado consciente de que he tomado una decisión que se traga, de un golpe, varias posibilidades. Entierro y bienvenida. Ha llegado ese momento.

I was happy in the haze of a drunken hour
But heaven knows I’m miserable now
I was looking for a job, and then I found a job
And heaven knows I’m miserable now
In my life
Why do I give valuable time
To people who don’t care if I live or die?

Confieso tener miedo. Especial miedo de algo concreto (luego un barullo de recuerdos lanza). Hay una cosa de la que no debo desprenderme. Una desolación que ha de acompañarme. La tierra extensa donde la frustración es un mero adorno, una condición. A pesar de esta tregua, de la vida como un círculo carnoso que me envuelve, y a pesar de lo dura que será a partir de ahora la búsqueda de tiempo productivo, deseo:

Olvidar la moda y la soberbia

Lo que dicen este o aquel

Toda la gente que sabe está callada o muerta

Yo no sé nada de nada

Y la mercadotecnia es el conjunto de las aspiraciones convertidas en envidias

Que venga lo que tenga que venir

Que todo sea recibido con grandes sonrisas de desesperanza (heladas sonrisas)

Y la mercadotecnia es simplemente el parque de atracciones que nos da de comer

Que a pesar de entrar en la Fase 3 de mi vida

No me olvide del militarismo de la Fase 2

Ni de la inconsciencia de la Fase 1

Sea: confía en el pulso de tus manos

Porque realmente nada tiene importancia más que ese latido

Que sirve para

Caricia-Alimento-Desgarro-Vicio-Escritura

Y sea: confía en el pulso de las manos que te rodean y de las que vendrán

Que sirve para

Divertir-Aprender-Aniquilar-Inventar

La de Radiohead es una nostalgia mucho más mía aunque reconozco la melancolía de The Smiths como algo histórico a lo que pertenecemos todos.

He recibido un regalo: varillas de incienso puro. Sobre mi escritorio se oscurece el corazón de una manzana y hay una bruja en Hiroshima mon amour que dice “En Nevers es donde he sido más joven en toda mi vida…”.

Dentro de mi tórax se oscurece el corazón de una manzana y el año en que mi vida cambiará para siempre se abre paso entre la bruma como una locomotora surcando los países bálticos.

Escribe, le dijo el lobo a la loba, nada tiene importancia, solo este sonido que se acerca.

25 comentarios:

Emily dijo...

Seguir escribiendo, a pesar de todo. aunque cambien los sueños, la tierra, el cuerpo. Seguir escribiendo, o morir.

Diva Calva dijo...

Dios, escribir es como un jodido embarazo eterno ;)

Periferia dijo...

Di que sí.

Céfiro dijo...

Tremendo texto. Me gusta eso de "el año que cambiará mi vida". Suerte.

David J. Calzado dijo...

Qué hermoso. Encuentros en la tercera fase también. Pero antes nos vemos. Beso.

Gemma dijo...

Aunque tus sueños cambien, y las manzanas sigan oxidándose, no creo que pierdas -ni un minuto siquiera- ese pulso voraz que marca tu tiempo y el nuestro. Muchos besos

trovador errante dijo...

Que venga lo que tenga que venir, que aunque parezca raro o jodido, es bueno que venga...quizás el tema no está en cambiar los sueños, sino en la presencia, en ese consabido aprender a bailar bajo la tormenta.

(El Hierro es precioso palmo a palmo, y en diciembre la mejor época)

Un abrazo,
Kike

NáN dijo...

Carajo, Larita. Tan en paz con el mundo y tan en guerra con la estupidez.

Tu entrada en la fase 3 es tan inmejorable como tu paso por la 1 y por la 2. Material genético, carne, pálpito y hueso: todo excelente.

Pero tu mano, ¿no está demasiado delgada?

Besos

(por cierto, tengo encendida una varita de una caja que me regalaron).

Lara dijo...

Gracias a todos y feliz 2011 y qué bien que estéis por aquí siempre.

pd: jeje, Nano, mi mano está como siempre, solo que ahí está en movimiento y parece rara, no?

igor dijo...

Me ha emocionado mucho, Lara... Brindo por un 2011 sin apegos (aunque sin olvido de nuestras raíces), y disfrutando del presente como el maravilloso regalo que es... con sus permanentes cambios de vestido, de soles y de sombras...
Un besazo!

vega dijo...

Echaba tanto de menos estas entradas tuyas...
Pero no sabía cuanto hasta que leí lo de arriba...

Feliz 2011!

María a rayas dijo...

ay Lara, que va siendo hora de vernos (aterrizada por fin en Madrid) que me cuesta imaginarte...

suerte, alegría, felicidad para este año que cambiará tu vida

un abrazo muy fuerte

Aroa dijo...

La fase 3 contiene a las anteriores. Y qué hermoso texto, Lar. Feliz año, te diremos cuando termine. Verás.

Caridemo dijo...

Una locomotora del Hierro a los países bálticos, pasando por Nevers, agotando un viaje en el que da tiempo y ansia, al final, de casi todo, de fase en fase, de mano en mano, de palabra en palabra. En el centro de la espiral, tú, ella, como poco. Bienvenida, bienvenida, bienvenido, bienvenidos todos.

Maria dijo...

No sé en dónde escuché el otro día -seguramente en alguna película de sobremesa- que las cenizas son benditas pues desde ellas surge la transformación. Y me pareció tremendamente acertada la idea de la frase, al menos para lo que ahora me toca sentir.
Ha cambiado el año, pero también la década, y la luz a veces incluso, parece provenir desde otra fuente. Habremos de disfrutar del cambio, al menos.

Remuá

mariona dijo...

Fase 2.5 llamando a Fase 2;
Acuérdese que yo llego en Fase 3 y no me habré podido despedir de la segunda!
Guárdesela un poco dentro de su amor humano, para que la reconozca.
(Aunque yo a usted la reconocería siempre!)
Besos y achuchones balineses....

David P. dijo...

Feliz año, Lara. No creo que entremos en la fase 3. Yo vivo (convencido) de que esta es la fase 2. La fase 3 vendrá luego, más tarde. Y ahí si dejaremos cosas en el camino...

RaRo dijo...

No encuentro las palabras para decirte lo que quisiera transmitirte, así que te mando un beso...

La independiente dijo...

Me dejas sin palabras. Qué extraña precisión, tan rara en el lenguaje.

Besos y a ver si nos vemos.
X.

Mi vida sin mí dijo...

Sin propósitos, con el corazón oxidado a mordiscos, subiré a los lomos de mi vieja y usada locomotora, echaré todo el carbón intentando cruzar los Cárpatos, para iniciar así el viaje hacia el primer día del resto de mi vida...


Perdón por esta osadía, por interpretar a mi manera tus preciosas palabras.

Isabel dijo...

Encuentro que en los no propósitos hay más si cabe, porque ahí ¡pueden entrar tantos! Ni te lo imaginas.

Pero ¿qué sería la vida sin el factor sorpresa y la ilusión de lo que ha de venir?

Que todo sea bueno y lo puedas disfrutar y esprimir como nosotros lo que escribes.

Abrazos siempre.

kika... dijo...

Dentro de poco, Fase 3, sí. Dentro de mucho, la fase que sea, pero yo más o menos cerca, feliz por algo, emocionada.

(besos)

síl dijo...

felicidades, valiente!
a ver si la música o las letras nos cruzan antes de la fase 3! mientras te mando un gran abrazo

Música dijo...

bestial tu entrada, romero romero, que se vaya lo malo y venga lo bueno. Suerte y al toro reina

Portorosa dijo...

Ahora que sé de qué hablas:

La fase 3, como dice Aroa, contiene a las anteriores. Porque tú eres la misma, sin que te falte nada de lo que ya llevas.
Y precisamente por eso no te vayas a creer que tú vas a cambiar en el fondo. Solo harás cambios. Distintas facetas tuyas.
Pero trata (si me lo permites) de que esos cambios sean queridos y disfrutados. No permitas que te pese demasiado, que no tiene por qué.
No dejes convencerte de tantas obligaciones, que no es así.

Y es maravilloso.
¿Me oyes?
Si tienes suerte lo será: maravilloso. Y él/ella (no recuerdo) te necesita y te querrá más si así lo vives. Déjale saber la suerte que tiene, no le niegues nada tuyo.

Un beso. Me gustó mucho verte, de verdad.