viernes, 17 de noviembre de 2006


Los viernes, cuando se acaban,
empiezan.

El miedo enmascarado.
La súbita impaciencia.
Dejar que pase el tiempo,
que nos destruya.
No tengo hambre.
De la ilusión óptica
al mordisco.
Luego, una duda despeinada
y con voz de caverna.
No decir jamás la verdad.
Me miro en el cristal del
metacrilato:
soy yo.

(Es Bea)

8 comentarios:

nán dijo...

Tengo miedo, Lara (ya lo tenía en el anterior, que preferí juzgar formalmente), de las botellas que lanzas con mensaje, no vayas a tirar una tan cenitalmente que te caiga en la cabeza y te abra una brecha, o en.

Tiempo. Silencio. Paciencia.

Déjadme a mí el gesto airado. La cara partida. Que le pillé afición.

Reb dijo...

Es horrible descubrirse en un cristal de metacrilato. El reflejo suele estar un poco un poco deformado por el cristal. Ademas de tu silueta (al ser transparente) ves la calle, el puente, y todo lo que ya sabemos que pasa. No te busques allí porque esa no eres tú. Bueno, eres momentaneamente tú cuando volvías (por ejemplo) de la calle Bailén. Y en la foto tu hermana parece que tiene miedo, pero sabes que no lo tiene, es sólo una ilusión óptica (que no será mordisco). Sólo se acurruca porque tiene un poquito de frío, le gusta acurrucarse y la foto sólo muestra un gesto arrancado del momento, (hermoso, sí) pero igual de incierto que el reflejo de tu silueta en el metacrilato. El metacrilato no dice, no dirá nunca, lo que somos

Okr dijo...

La cuestión está, Reb, en si cuando nos miramos en un espejo de los de siempre nos sigue dando la impresión de vernos a través del metacrilato (y cerramos los ojos y ahí sigue).

La foto es genial. Pensé que eras tú y no.

Reb dijo...

¿lo pensaste por el pelo liso?

Okr dijo...

No, lo pensé por no sé por qué. Sería por el pelo. Las rodillas también tienen un aire a Lara, y el resto.

Pablo dijo...

¿Bea es la pequeñaja de Bea con la que te enfadabas todos los días? Dios, el tiempo es una apisonadora (sobre mí).

Anónimo dijo...

Puede ser un comentario un poco frívolo y poco original, pero me encanta la fotografía...

De hecho, me encantan casi todas las fotografías de este blog, para no gustarte Internet, tienes una intuición formidable.

Un saludo!

Guille

Lara dijo...

¡Gracias a todos!

Está bien desaparecer unas horas largas y encontraros por aquí, un domingo después del cine. Debilidad por Bardem, qué le vamos a hacer.

Sí, Pablo. Es Bea. Con la que me peleaba todos los días. Mi hermana pequeña, quién lo diría, con lo grande que está (lúcida y tozuda, una de las mejores sonrisas que he visto nunca).

Con respecto a la foto, es muy buena, creo, y es suya. Ella misma se la hizo.

A los chicos de la noche de ayer, besos repetidos.