viernes, 10 de noviembre de 2006


(a María Berasarte)


Me da igual, dijo.

Exactamente igual.

Hoy no elijo.

El viento sopla con irregularidad,
casi con alevosía.

No puedo elegir, dijo.

Me queda chico el mundo.

Y el mundo se apagó
por un momento,
cabizbajo.


(Hay que escuchar cantar a esta mujer)




2 comentarios:

Okr dijo...

Gran verdad. Se te ponen los pelillos parriba.

Anónimo dijo...

Amaría besarte...
pero, cómo me cerciono,
¿cómo?, si sólo llevo encima esta licencia poética.