lunes, 21 de junio de 2010

No tengo cámara web

soy tan informáticamente pusilánime que las cámaras web me dan miedo

cuando voy a un ciber, y ese ojo me mira agarrado al borde superior de la pantalla, lo aparto de un manotazo, por si acaso

¿por si acaso?

confío confusamente en la individualidad y en algunos de los motivos necesarios de la independencia íntima

lo aparto de un manotazo

(en realidad me da vergüenza)


Cuándo vamos a dejar de hablar del fin del mundo

yo cuando tenga tiempo dejaré de hablar del fin del mundo

empezaré a hablar del mundo sin fin

esa mentira

Cuando tenga tiempo a lo mejor me tumbo en mi jardín, lleno de mala hierba, seco (qué súbito ha sido todo), y con los brazos extendidos espero a que suban los insectos hasta que me pique todo el cuerpo

pero lo que es realmente seguro es que me sentaré en una silla, con cuidado de que las garrapatas no transiten mis tobillos, y esconderé mi cara del sol bajo un sombrero, para poder leer durante horas sin dolor en los ojos


Otra vez me esperan los libros, sobre todo uno de ellos; impacientes, olvidados


Incluso cuando el verano prometa consecuencias

yo estaré obsesionada con las causas

dicen que ha llegado ya

pero tú y yo sabemos de sobra

que está aparcado a la vuelta de la tierra

escondido de nosotros

los que aún no somos capaces de desnudarnos.

11 comentarios:

trovador errante dijo...

Que bien has definido lo que no escribí de la llegada del verano.

Ese extender los brazos, los insectos y la lectura.

Sublime Larita, sublime.

Un besazo,
Kike

Okr dijo...

A la naturaleza con N se le ha acabado la pinturica de colores. Le ha pasado como a las plastilinas, que cuando mezclas siempre sale marrón.

Las garrapatas son un mito, como los unicornios o que toque la lotería.

¿Libros? ¿Qué es eso? Creo que se me ha pasado la necesidad de leer. ¿Será crónico o se curará con dos buenas hostias?

Miguel Ángel Maya dijo...

...Yo también tengo un miedo irracional a las webcams, pienso que cualquiera puede capturar ese instante y que se me vaya de las manos, aunque sea un instante inocente es mío...
...Ay, tumbarse en el jardín...
...¿Te puedo robar la foto de los pájaros? Es inquietante y fresca...
...Luego, cuando me tumbe en mi jardín, te escribo un email para contarte cosas...
...Beso...

Isabel dijo...

Ya tenemos bastantes cámaras que nos miran en la calle como para que también ese ojo te mire.
Tampoco me gusta.
Mientras hablabas de la hierba seca, pensaba decirte:
¡cuidado con la garrapata, garraculo, garratodo!
Y vas y las has tenido en cuenta, me alegro.
Me gusta que me esperen los libros, yo los saco a pasear al sofá en verano, aquí con el calorazo que tenemos no se puede salir.

Mil besos

Anónimo dijo...

Sólo besos,
grandes,
buenas lecturas al sol.
Desde Galicia, Antía

juan bello dijo...

y el sol vertido sobre las páginas de un libro, doliendo los ojos, quemando la piel. verano nada más-

Aroa dijo...

a veces, me parece que más bien hablamos al fin del mundo

no hagas esperar a los libros, a ninguno de ellos

y riega

ayer me dí cuenta de que echaba de menos a alguien y no sabía a quién, luego comprendí que era a Younes, uno de los personajes de los libros que he ido leyendo estos días ...

(quijotada)

Aroa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Libertad dijo...

en la ciudad, ya todas las puertas estan cerradas, y las amigas ya no se sientan en su butaca en la puerta de la casa para que el viento les refresque las rodillas

se agradece leer aqui que todavia quedan jardines con insectos y libros

un abrazo querida Lara

NáN dijo...

Como la copa de un pino, te ha salido el poema. Así que se terminó el fin del mundo justo a tiempo para recoger el calor, tú que tienes tanto de lagarto en una piedra.

Has escrito uno de los grandes (pero eso ya lo sabes), llegando de la webcam a las garrapatas y a lo que empieza.

A tus pies insectados, poeta.

Aurélia dijo...

"El mundo sin fin"... El "desnudo"... Estemos desnudos. Que no hay otra manera. Y yo quiero ir a este jardín!! Me dio tantas ganas!